Reseña: Cuatro días en Londres - Erika Fiorucci






Novela finalista del Primer Certamen HQÑ.

  La vida de la periodista Marianne Cabani está en una encrucijada. Siguiendo un impulso, renuncia a su empleo y se va de viaje intentando poner sus ideas en orden. Llega a Londres sin tener claro qué va a hacer con el resto de su vida. Quiere ser una persona diferente... y decide irse de un bar con un extraño, que resulta ser Sergei Petrov, el chico malo del ballet , el bailarín con más talento desde Baryshnikov. Gracias a él, conoce al misterioso Vadim, un hombre que no duda en expresar a los cuatro vientos un odio irracional hacia todos los periodistas del planeta y que mantiene una férrea protección en torno a Sergei. Tratando de ocultarle a Vadim lo que hasta hace unos meses fue su ocupación, Marianne se deja llevar por la atracción que los une y empieza a descubrir que la pasión no es un sustituto del amor, pero puede ser una puerta para dejar entrar sentimientos que prácticamente había olvidado.



  Primero que nada, no sabía exactamente de qué iba esta novela. Tan sólo sabía que era un mujer joven que iba a Londres a pasar un rato y se enamoraba. No me esperaba mucho de ella, pero decidí leerla por un pequeño impulso de no saber qué más leer. La verdad es que no me arrepiento de haberla leído, ¡Me hizo pasar una excelente tarde! No es la mejor novela, pero sin duda alguna, es perfecta en su punto.

  Marianne es un chica que me ha encantado. Tiene un personalidad tan... ¿simpática? Sí. Supongo que eso y mucha y MUCHA imaginación. ¡Lo juro! Con sus ideas tan extrañas que eran demasiado random, no lo sé, sólo puedo decir que me sacó más sonrisas que cualquier payaso en el mundo, porque enserio... SÓLO ELLA PUEDE SER TAN CHARLATANA. Dios... en fin. Hablemos de la historia.

  Marianne tiene un trabajo en una televisora. Ella no tiene su programa, no sale al aire ni nada que se le parezca. Ella tan sólo es la chica que trabaja tras las historias, la que prepara la información y la que básicamente, siempre esta trabajando más de la cuenta, pero, ¿ese estilo de vida es el que le gusta? Pues sí. Eso es lo único que sabe hacer. No es hasta que un día despierta y se da cuenta que no se siente satisfecha. ¿Habrá algo más aparte de ser sólo la chica sin crédito en lo que hace? Al parecer (nótese mi sarcasmo), lo entendió perfectamente cuando su jefe ''le rogó'' quedarse. Así que sin más, renuncia y se va. Las vacaciones inician con doce ciudades de Europa, una de ellas, es Londres.



 En su penúltima noche, conoce a Sergei, un apuesto chico que con sus encantos en la pista, terminan conectados para tener una buena noche de sexo en su apartamento. Y todo hubiera surgido bien de no haber sido por el estomago de Sergei. Vomito.  Yeap. Ver vomitar a alguien con quien te estas besando no es exactamente sexy que digamos. Dicho esto, a Marianne, quien ni siquiera esta segura de qué hacer, se queda a cuidarlo el resto de la noche.

  Aquí es cuando yo con toda mi ignorancia, creía que tendría una interesante historia de amor con uno de los más fantásticos bailarines de ballet, ya saben unas cuantas citas... miraditas... podía haber sido una buena historia pero noooooo... ¡se pone mejor!

  A la mañana siguiente, conoce a Vadim, un sujeto perturbadoramente sexy pero con un aire (según Marianne) de policía malo, secuestrador, detective... cosas por el estilo. Como había dicho, tenía mucha imaginación.
  Todo marchaba bien, no podríamos negar que hubo cierto interes por parte de los dos y al fina, claro, pudieron tener una pequeña probada de ambos, desafortunadamente, la aventura para Marianne había llegado a su fin. Tenía que regresar a Nueva York.

 Los días pasan e inevitablemente  comienza a sentir un vacío, así que en una llamada cuando inesperadamente Vadim sólo le dice: Vuelve a Londres. No se lo piensa mucho, y va en su búsqueda. Pero aquí comienzan sus problemas. Vadim al pareces no esperaba que en verdad volviera y sin más remedio, le da alojamiento en su casa. Cabe mencionar que el odia totalmente a los periodistas, así que en los cuatro días en los que pasa ahí, intenta no mencionar nada relacionado con su trabajo.
  Claro que, no sólo ocurre esto. Sergei se vuelve amigo de Marianne, suceden cosas que a todos alteran, al parecer ambos tienen secretos que ocultan para sobrellevar la pequeña relación que van construyendo y en fin, es una mezcla de demasiadas emociones.

  Pasando a la parte externa de la historia, la verdad es que me ha sorprendido bastante, siendo una novela autoconclusiva (o eso es lo que creo hasta ahora), me dejó deseando una segunda parte. Con la ingenua e insistente personalidad de Marianne, simplemente adore el libro. El único punto malo es que no senti un verdadero amor por parte de Vadim. Sí, es guapísimo y todo lo que quieran, pero le faltaron unos pequeños detalles para que me terminara de satisfacer, ya que todo, sin duda, sucedía demasiado pronto.

  Pero claro que si quieres pasar una linda tarde, esta es una novela, sin duda alguna, recomendable. No será la mejor, pero juro que la protagonista es genial, por lo menos a mí me ha encantado. Ahora cuéntame qué te ha parecido a ti:)

¡Nos vamos leyendo!:)

Puntuación
4




Share this:

CONVERSATION

4 pequeño(s) monstruo(s) han comentado:

  1. Pues tiene buena pinta la verdad. Lo apunto!

    por cierto, super bonito el cambio de imagen^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya llamado la atención! Es bastante divertido:D

      Y muchas gracias! Ya era hora de hacer un cambio:)

      Eliminar
  2. Gracias por la reseña. Me ha encantado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay de qué! A mi me ha encantado tu novela!

      Eliminar