Escena eliminada #1 The Elite- Kiera Cass


¡Hola!

Como se habrán dado cuenta, les traigo una escena eliminada que Kiera no incluyó en la novela:)
En realidad no quiero hablar mucho de ello, pero enserio ENSERIO soy fan de estos libros y me muero porque YA salga el tercero. Pero en fin que no quiero enrollar a nadie en mis cosas jajaja:)
Les dejare la entrada original en su blog, justo aquí, pero para quien batalle un poco con el ingles, aquí les dejo mi traducción.

(Perdón si cometo algunos fallos, no sólo traduje, sino adapte a cómo pensé, se escucharía mejor)


Nota del autor: Mientras que en la versión final de La Elite, América culpa a Marlee de golpear de lleno (creo que se refiere a la parte de la ''traición'') a Maxon, en el original, se incluían otras cuestiones en él, también. Ella se encontraba drogada y sus cosas personales fueron quitadas. Más tarde nos enteramos de que esto fue obra del Rey. Pero América pasa casi todo el libro, enfurecida con Maxon.

  Esta escena toma lugar justo después de que América habla con Kriss, y en verdad me gustó la manera en la que reconoció su error, aunque fuese un poco -demasiado en mi opinión como siempre, America- dramático. También se muestra una pequeña parte de un guardia la cual fue cortada del libro, el oficial Paves. Estaba teniendo sus propios problemas amorosos y los compartió de vez en cuando con America.

¿Qué había hecho?

  Todo era un lío. ¿Por qué me resultaba gracioso lo de Maxon y Kriss cuando se supone que estaba mal para mi? ¿No debería de ayudarla con todo lo que estuviera en mi poder? Elise podría ser una buena opción, pero Natalie o Celeste serían un desastre en el trono. Debería estar animando esto... pero no puedo. Simplemente no puedo.

  ¿Podría seguir preocupandome por Maxon después de todo lo que había hecho? ¿Qué tipo de persona me convierte aquello? Me sentía como si de repente comprendiera las acciones de Aspen en la casa del árbol. Me dejó ir por su estúpido orgullo, pero cuando se es un Cinco o un Seis o Siete, es todo lo que se tiene. Podía dejarme ir y todavía amarme. ¿Era eso lo que había hecho con Maxon?

  No podía dejar que tuviera el poder sobre mi aunque sólo fuera por mi propia conveniencia. No soy la chica que cede ante alguien así. Él no podía lastimar a mis amigos,  darme ordenes, tomar mis cosas y no hacerse responsable de ello.


  Todavía.

 Tal vez este es el por qué a Aspen le resulta divertido. Cuando hablaba de casarse conmigo con mucho entusiasmo y me asegurada de que siempre sería la única para él, de alguna manera se sentía extraño. Dijo que no podía imaginarse con alguien más ... cuando ya la tenía. Tan claramente imaginaba todo, pero termine abandonándolo.

  Me sentía culpable. Me dije a mi misma que continuaba en la Selección por mi, sólo para hacer mi propia elección de algo una vez. La verdad es que yo estaba simplemente sentada dejando tirar a mi corazón en dos direcciones y decepcionando a todos los involucrados.

  Besé a Aspen en las habitaciones del palacio y lo mantuve en secreto de Maxon. Me preparé a mi misma para la propuesta de Maxon y deje a Aspen en la oscuridad. Todo lo había hecho mal.

  Me concentré en controlar las lágrimas y con un poco de esfuerzo, lo hice. Limpié mi rostro con el vestido tirando de el hacía arriba.

  Traté de poner todo lo que creía cierto frente a mí, pero busqué entre todo y lo único que sabía era real con cualquier tipo de certeza, era que Aspen me amaba.

  Sabía que Aspen me amaba profundamente, con fiereza e inconvenientemente. Era el mejor tipo de amor que alguien podía sentir, pero el más difícil de dar. Y yo lo recibía en abundancia.

  Ya no estaba segura sobre Maxon . Era la persona que me daba obsequios, me enseñaba con paciencia y afecto sin fin y después la persona que era contundente, egoísta y no llegaba a comprender. Podía ser una mezcla de ambas, pero no podría asegurarlo. Había trabajado tan duro para ser increíble desde un principio, pero el demonio que estaba saliendo a superficie podía ser lo que en realidad era, el monstruo que no podía ocultar más. Pero, realmente, ¿Cómo iba a saberlo?

  No conozco a Maxon. Sentía que apenas se conocía a si mismo.

  Pero conozco a Aspen. Él es seguro y estable. Si le preguntara, él sería mi apoyo.  Me protegería de todo. Aspen pasaría el resto de su vida demostrando que me merecía, aunque yo le dijera que era lo suficientemente bueno. Se me ocurrió que probablemente toda esta gran charla de una boda en la iglesia y una casa grande, eran su manera de probarme que no perdería nada si abandonaba el palacio.

  Por supuesto, necesitaría contarle sobre lo cercana que fui hacia Maxon. Él tendría la opción de rechazarme o nunca me sentiría bien por ello.


  Así eran las cosas.

  Conocí a Maxon de una gran manera que dejó una impresión en mi. De la misma manera en la que yo no quería dejar ir a Aspen el día que llegué al palacio, tendría dificultades al dejar a Maxon. Y aunque ambos me causen dolor a su manera, Aspen era claramente la mejor opción para mi, la más segura.

  Eso era todo. Cuando Maxon regresará a casa, lo veré de una nueva manera. Tranquila, cortés y distante. Le explicaré que estaba lista para irme, que le deseaba suerte con Kriss. Si me tenía en consideración tal vez debía dejar de sentirse culpable y dejarme ir, si no, simplemente vería a Aspen hasta que fuera libre de este lugar.

  Exhalé lentamente y me puse de pie, cepillé la suciedad en mi y los escombros de mi vestido. Miré al guardia y le dije ''Estoy lista para regresar''.Y entonces entendí por qué este extraño me había tenido tanta paciencia.

  Era el oficial Paves. Se acercó a mi lentamente desde un principio, no quería ser grosera.

''¿Está bien, señorita? No es bueno para una dama, llorar tanto'' Parecía que realmente se preocupaba por mi. Y deseaba tener una manera de pagarle su bondad.

  Asentí. ''Estoy bien, gracias. Con suerte no tendré que volver a llorar así''



  ¡Y esos es todo! Una pequeña escena que me gustó haber leído ya que es la original, pero personalmente sólo me queda decir que: -Te odio, América.-Te odio, Aspen. -¡Te amo príncipe Maxon! -¡Más te vale decirle que sí en el tercer libro, América!:@

  En fin, ¡Besos! Jeje:)



Esperanza Guzmán

Esperanza Guzmán. Estudiante de arquitectura. 20. Amante de los comics, los buenos libros y madre de un cachorro malamute

2 comentarios:

  1. No hel eido aun los libros pero muchas gracias por compartir esta cena, voy apuntar para leerla cuando termine el segundo. beos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Te prometo que no te arrepentirás! Por lo menos a mi, me encantan:D

      Besos!

      Eliminar