¡Hola, soy Bailey! #MisAventurasCaninas



 ¡Hola, susurradores

Mi nombre es Bailey y soy un cachorro Husky de tres meses y medio. Mi mamá pensó en que sería buena idea contarles un poco sobre mi vida, en especial mis aventuras y travesuras (aunque no sé a lo que se refiere con lo último), es por eso que aprovechando que mamá salió y que mi último hueso fue destruido por alienigenas extraños, decidí presentarme.

Nací en un pequeño hogar, con trece hermanos más, poco a poco tuve que despedirme de ellos y llegó un momento en el que creí que tendría que quedarme solo con dos hermanos hasta que mi bella familia llegó por mi. 

Fue un poco extraño, no voy a mentir. Conocí dos hembras humanas que no dejaban de gritar ''¡Bailey, Bailey!'' y me estrujaban en brazos mientras dos personas más conducían una maquina extraña que no dejaba de hacer movimientos extraños, pero creo que entiendo para que es. Cada que mi familia sale a algún lugar se suben a ella y regresan al poco tiempo. Es como un juego divertido.

La primera noche sólo quería regresar con mis papás caninos, así que estaba muy triste, no conocía mi nuevo hogar ni a mi nueva familia. Ahora dicen que lloro como lobo, pero no los entiendo, yo soy un perro. 

Amo dormir y comer, aunque también amo que me saquen a pasear; aún no conozco un lugar llamado parque porque todos me repiten una y otra vez que no iré hasta que aprenda a no morder la correa y caminar cuando me dicen. Es injusto, pero creo que me acostumbraré cuando deje de dormir tanto.

¡Por cierto! Este soy yo hace un mes y medio. Era más gordito y siempre se burlaban de mi, pero creo que tenía el típico encanto de bebé. 

Amo morder todo y destruir animales de peluche. ¡También he aprendido a abrir la puerta para pedir comida! Y descubrí que si me dicen ''sientate'' y lo hago inmediatamente ¡OBTENGO PREMIOS!

Tengo muchas ganas de conocer el exterior, cada que salgo, en especial cuando visito el veterinario, mi autoestima sube un montón con todos los halagos que recibo, por que, vamos, soy muy guapo. 

En fin, creo que mi mamá ya está en casa. Tengo que correr y saludarla, es casi hora de la comida y eso significa que no falta mucho para mi hora favorita del día: ¡La sienta!

¡Nos leemos!

Esperanza Guzmán

Esperanza Guzmán. Estudiante de arquitectura. 20. Amante de los comics, los buenos libros y madre de un cachorro malamute

No hay comentarios:

Publicar un comentario