COSAS QUE ME HUIBERA GUSTADO SABER ANTES DE UN INTERCAMBIO EN COREA DEL SUR



Hace más de dos meses que estoy en Corea del Sur, bastante cerca de Seúl como estudiante de intercambio en una Universidad llena de otros estudiantes internacionales y miles de coreanos. Honestamente me he enfrentado ya a cientos de situaciones distintas, tanto agradables como… estresantes. 

Me preparé con un año de anticipación para conseguir mi pasaporte, llenar solicitudes, aplicar para una visa, becas, contestar mensajes, conseguir el equipaje adecuado… y entonces obtuve la respuesta a principios de año que efectivamente había sido seleccionada por la universidad. Y fue ahí cuando llegó el momento de cruzar todo el Océano Pacífico, unas dulces 26 horas de viaje (que, si tienes interés en saber cómo sobrevivir a un vuelo largo, en esta entrada puedes ver algunos de mis tips). 

El primer día fue interesante, instalarse, conocer a mi roomie, explorar un poco para evitar el jet lag… y tratar de sobrevivir con mi segundo idioma a partir de ese momento (spoiler: no es coreano).
De alguna manera sabía de antemano que un viaje como este cambia tu perspectiva de la mayoría de las cosas en tu vida. Te da un sentido de independencia, responsabilidad, ganas de seguir explorando y viajando, aprender nuevos idiomas y conocer gente de todo el mundo. Pero nadie me advirtió sobre la manera en la que aprendes todo esto.


  • Tienes que asistir a clases regulares… pero con profesores que probablemente no sean buenos en el idioma. 

En la mayoría de mis clases soy una de las pocas estudiantes de intercambio y de los 40 alumnos probablemente el 80% son coreanos, esto quiere decir que muchas ocasiones las preguntas, dudas o comentarios serán en coreano y no habrá manera de que el profesor explique por segunda vez en inglés para que pocos en la clase entiendan. Esto genera un problema porque al final de cada clase, tendrás muchas dudas que seguramente tendrás que investigar por tu cuenta. Eso sin mencionar que cuando el profesor está dando su clase, puede que el acento coreano interfiera en gran medida con su pronunciación, así que tendrás que poner 10 veces más atención cada que hable.

  • Por más lazos de amistad que hagas…siempre vas a sentirte un tanto sola

Es interesante la cantidad de nacionalidades que pueden convivir en un mismo punto tan lejos de sus hogares con tantas historias que compartir y momentos que compartir juntos, pero hay algo llamado barrera del idioma y habrá momentos en los que tendrás cosas que compartir, pero por problemas de comunicación (por más nivel que tengas en el idioma en común), habrá factores como diferencias culturales que te impidan expresarte de la mejor manera o entenderlos, así que por más única e indescriptible que sea esa diversión sabes que en algunos momentos puede sentirse superficial.

  •  Salir a explorar la ciudad también significan extensas miradas por los mismos coreanos...
Uno está acostumbrado a caminar por las calles de su ciudad sin molestar a nadie o simplemente conocer o saber que esperar en cada momento, pero aquí en corea cualquier extranjero es víctima de miradas que en cierto punto pueden convertirse en una molestia hasta el punto en que te sientes completamente observado por el solo hecho de comprar un café. Los coreanos no suelen ocultar su asombro con cada extranjero que ven en las calles y muchas veces irán hacia ti para decirte buenos comentarios o también tratarán de obtener información de ti sin la más mínima duda. Sentirse especial está bien, incluso cuando tienes gente que de alguna forma te sube la autoestima, pero este es uno de los puntos que te harán recordar en cada momento en que no eres uno de ellos.


  • Puedes ser tu misma cuando estás con otros extranjeros, pero debes tener cuidado al estar alrededor de coreanos...
En mi caso tengo algo que todos mis amigos aquí llaman temperamento latino. No lo entiendo del todo, pero en pocas palabras piensan que soy divertida, algo ruidosa y extrovertida. Honestamente siempre me he considerado más del tipo introvertido, insegura, callada y sin muchas ganas de ser el centro de atención, así que sigo siendo yo misma, pero con otros ojos. Cuando estoy cerca de coreanos siempre tengo que cambiar un poco mi personalidad y sentir incluso que no soy yo. La manera en la que me visto, me expreso o hablo normalmente es la incorrecta y eso molesta siempre a los coreanos, haciéndolos que me juzguen cada cinco minutos con sus miradas. Déjenme decirles que sentirse fuera de lugar no es la mejor sensación del mundo.

  •  Tal vez tu segundo idioma esté mejorando, pero tendrás que aprender un tercer y podrías olvidar tu propio idioma…
 Usar un segundo idioma 24/7 no es tan fácil como parece. Cada día que pasa se aprende algo nuevo y vas corrigiendo errores del habla que podías haber estado teniendo sin darte cuenta, pero esto mismo te hará incluso pensar menos en tu idioma nativo pese a que siempre te hayas considerado bilingüe, sin darte cuenta comenzaras a utilizar palabras del segundo idioma cada que trates de hablar tu propia lengua. Y por supuesto, tratar de aprender el idioma básico del país siempre será un reto y tendrás que aprenderlo para sobrevivir fuera ya que aunque el inglés sea un idioma internacional, no puedes confiarte a que todo el mundo lo entienda, especialmente personas mayores.

  • Olvida el presupuesto con el que pensabas contar, siempre habrá gastos extras… 
Aunque siempre parezca tenerse una noción de cuánto se espera gastar por semana o por mes… siempre van a existir los imprevistos, gastos extras e incluso tendrás momentos de locura donde querrás comprar algo extra de recuerdos o simplemente algo que te apetezca de momento. En mi caso en el primer mes tuve que gastar en papeleo de visado y otros asuntos que nunca me habían mencionado antes, también hubo problemas con mi vuelo de regreso y cambiar de fechas para fin de año siempre resulta más caro que en otras semanas.

  • Si tienes una dieta especial tal vez buscar comida se convierta en tu peor pesadilla…
 Tengo mucho tiempo siendo vegetariana y por nada del mundo cambiaría mi alimentación incluso si conseguir comida se vuelve demasiado complicado así que Corea ha sido todo un desafío para mí. Empezando con el costo de las frutas y verduras, después con el poco tiempo en que la cocina se mantiene abierta y terminando con que sólo cuento con un mini refrigerador para guardar mis cosas que también debo compartir con mi roomie. No se equivoquen, por más saludable que quiera comer aquí, creo que he sobrevivido a base de arroz y plátanos (que es una de las frutas más baratas aquí en Corea). Así que si cuentas con una dieta especial y planeas venir de intercambio, ten en cuenta que habrá días difíciles. 

  • Difícilmente vas a tener la misma rutina que solías tener en tu país…

 Nada quedará en un mismo edificio, ni siquiera tus clases estarán a la vuelta de la esquina. Tendrás que hacer tiempo para ir de compras, limpiar tu baño, mantenerte en forma si sueles ir al gimnasio, levantarte temprano para ganar la cocina y hacer tu desayuno, asegurarte de mantener tus clases en orden y aun así hacer tiempo para salir a divertirte y explorar lo más que se pueda. A veces estarás demasiado cansado, pero todo vale la pena. Te mantienes más activo de lo normal y siempre estarás esperando un nuevo día, sólo es cuestión de no abrumarse ni sentir presión.

Y lo más importante. Puede que siempre te hayas sentido normal o promedio, pero estando en otro país todos tendrán opiniones distintas hacia ti… debes tener en cuenta que Corea es un lugar único donde no es común que los extranjeros vengan a vivir aquí. Siempre van a encontrarte exótico o único, aunque siempre te hayas considerado una persona normal. Esto puede ser tanto bueno como malo, ya que siempre estarás más consiente de ti mismo, de tus acciones, de tu postura y de la imagen que quieres reflejar hacia los demás mientras tratas de seguir siendo fiel a tu identidad.

Venir de intercambio ha sido hasta el momento una experiencia única. Difícil en su mayoría, pero algo que invito a que más personas hagan y salgan de su zona de confort. Tomarse el tiempo para conocer una cultura diariamente mientras se convive con otras nacionalidades es algo indescriptible, uno pensaría que está en sueño del que no sabe si desea despertar o no.

¡Nos leemos!

Esperanza Guzmán

1 comentario:

  1. ¡Hola cielo!
    Nunca había leído a alguien que se fue de intercambio a Corea y desde un principio me pareció que sería una experiencia difícil pero sin dudas ÚNICA.
    Espero que a pesar de los obstáculos te vaya bien en las clases y consigas la ayuda que necesites para las dudas que no fueron saldadas.
    No tenía idea de cómo eran los coreanos pero aunque los describís como unos mirones que sí, realmente puede ser muy incómodo, parecen gente copada, ¿no?
    Te felicito por atreverte a ese viaje, a tanto cambio. ¡Mucha suerte!

    ResponderEliminar